Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Los Castores de Mérida anotaron en el cierre de la octava entrada la carrera de la diferencia, con dos outs, y vencieron 4-3 a los Reyes de Tizimín, en el choque decisivo de la serie final de la Liga “Naxón Zapata” de béisbol, jugado ante más de 6,000 aficionados en el Parque Kukulcán Alamo.

Eduardo Sabido, en un largo relevo desde la séptima entrada, se acreditó la victoria. El revés fue para Dustin Heredia. Sabido lanzó dos entradas y un tercio de manera perfecta, con un ponche.

Los abridores Óscar Rivera (Castores) y Alfonso Pulido salieron sin decisión.

El gobernador Rolando Zapata Bello hizo el lanzamiento de la primera bola, luego de una breve ceremonia en la que fueron presentados los jugadores de ambos equipos. Lo acompañó su madre, señora Ofelia Bello viuda de Zapata, esposa del profesor Gabriel Encarnación Zapata Cabañas, mejor conocido como “Naxón”.

En el octavo, con dos fuera, José Vidal Castillo pegó hit al cuadro por el campo corto, se estafó la intermedia y anotó la carrera de la victoria con sencillo de Carlos Pisté Argueta al bosque central. Fue una jugada emotiva, pues Vidal Castillo se estrelló con el receptor Carlos Sansores, pero éste soltó la pelota.

Los Castores tomaron ventaja de 2-0 en la primera entrada mediante cuadrangular de Héctor Castañeda con un compañero en circulación, pero los Reyes empataron en la cuarta, ayudados por el descontrol del abridor Óscar Rivera.

Néstor Segovia recibió boleto y se estafó la intermedia. Alejandro Rivero Torres también caminó gratis a la inicial y ambos avanzaron con sacrificio de Luis Borges. Segovia corrió mal los senderos, pues fue atrapado en un tira-tira entre el plato y la antesala tras rolata de César “C.C.”Caamal Miranda al antesalista Dídier Espadas. Apareció enseguida el receptor Carlos “Lorita” Sansores, quien disparó doblete a la llanura izquierda. Rodado a Dante Arjona a la antesala puso punto final al episodio.

Los meridanos timbraron su tercer registro en el sexto capítulo, que pudo ser más productivo. Sergio “Yeyo” Pacheco largó sencillo, avanzó a segunda por sacrificio de Fernando Alejos y luego los senderos se congestionaron por transferencias a Castañeda y José Vidal Castillo. Pacheco anotó cuando Carlos Pisté, al primer envío que le hizo Alfonso Pulido, disparó incogible al izquierdo.

Pulido salió del atolladero al obligar a Alan Arredondo a elevar de faul al receptor y ponchar por tercera vez en el partido al novato Juan Pomar.

GRAN RELEVO DE EDUARDO SABIDO

Los tizimileños nivelaron la pizarra en el séptimo ante el relevista Marcos Castro, en un ataque que parecía iba a marcar la ruta del partido, pero el buen manejo de su pitcheo del timonel José Caballero Delgado evitó que los Reyes dieran un golpe mortal.

José Luis Graniel le dio la bienvenida a Castro (relevó a Óscar Rivera al arranque de la entrada) con sencillo; el veracruzano Hugo Mendoza falló en su intento de sacrificio (tocó de faul con dos strikes y fue out por regla), pero el receptor Vidal Castillo se amantequilló en un toque de Jahir Barrera. Siguió Néstor Segovia y con tubey al derecho envió a Graniel al plato. Castro ponchó a Alex Rivero y dio base intencional a Luis Borges para llenar las bases. José Caballero llamó del calentadero a su as de los finales de los partidos, Eduardo Sabido Ojeda, quien, en una batalla de poder a poder, obligó a Caamal Miranda a rolatear a la inicial para el tercer out.

OPORTUNIDADES DESPERDICIADAS

Los Reyes dejaron escapar sendas oportunidades en la quinta y sexta entradas.

En la quinta, José Luis Graniel recibió boleto, avanzó con sacrificio de Hugo Mendoza, pero Yahir Barrera y Néstor Segovia cedieron los outs dos y tres.

En el sexto, último que lanzó Óscar Rivera, el zurdo pegó un pelotazo a Alejandro Rivero, llegó a la intermedia por rola de Borges al torpedero y a la antesala por un pásbol, pero “C.C.” Caamal Miranda rolateó a la antesala y, tras pasaporte a la “Lorita” Sansores, Dante Arjona elevó al torpedero.

MUY BIEN RIVERA, PERO

Aunque tuvo problemas con el comando de sus disparos (estuvo varias veces atrás en los conteos), Óscar Rivera lanzó un buen partido en seis entradas, en las que sólo toleró un hit (el tubey de Sansores) y dos carreras, ponchó a cinco, pero firmó cinco boletos y golpeó a uno.

El derecho Alfonso Pulido, igual que Rivera, luchó con su descontrol. Lanzó seis entradas y un bateador, con tres carreras, cuatro hits, cinco pasaportes y ocho anestesias. En la séptima, tras dar boleto a Dídier Espadas, fue relevado por Dustin Heredia, quien terminó la entrada enfrentándose a dos bateadores.