Por ERICK ANTONIO RUIZ NOVELO

El yucateco Carlos Rosel Bermont estaba en su casa en la Ciudad de México y se disponía a ver por televisión el partido de los Pumas contra el América, porque no había sido convocado por el técnico argentino de las Águilas, Ricardo La Volpe.

Estaba a punto de dar un primer bocado a su almuerzo cuando de pronto, una llamada hizo que cambiara de parecer. Tenía que ir de prisa al estadio de Ciudad Universitaria porque hacía falta un jugador en la banca del América.

Resulta que La Volpe había decidido incluir al costarricense Gerardo Torres en el equipo inicial que se enfrentaría a los Pumas y dejó el día libre a Rosel. Sin embargo, en la normativa de la categoría sub-20, en el artículo 22, se especifica que los jugadores extranjeros que se registren solamente “podrán participar en dicha categoría y no podrán actuar en ninguna otra División Profesional, aunque se trate de equipos filiales”.

Por este artículo es que el costarricense no pudo hacer su debut con el primer equipo en el Clausura 2017, algo que, en forma increíble, los azulcremas lo desconocían. De haber salido como titular, el América pudo haber perdido el cotejo sin jugarlo.

A menos de 30 minutos de que comenzara el cotejo, la cuenta de Twitter del América corrigió y anunció que el joven tabasqueño de 16 años de edad, Diego Lainez, iba a iniciar por este error.

Es decir, el que Lainez haya jugado su segundo partido oficial en la Primera División se dio de manera fortuita, pues quien debió haber salido como titular era “El Chivo” Rosel, quien estaba en su casa al comenzar el partido.

Rosel no perdió tiempo y pesa a las distancias largas en la Ciudad de México, llegó al estadio cuando corría el minuto 17 del encuentro. Y se convirtió en el séptimo jugador en la banca del América, en la que estuvo los 90 minutos.