Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

Doblete de Esteban Quiroz en la sexta entrada coronó ataque de tres carreras de los Leones, que estropearon el debut de Tim Johnson en el timón de los Pericos de Puebla, al triunfar 5-2, en el primer choque de la serie, este martes húmedo y sabroso en el Parque Kukulcán Alamo de Mérida.

Fue un enfrentamiento con sabor a postemporada. Dos equipos contendientes, dos equipos que jugaron la final sureña el año pasado, el cielo encapotado y llovizna durante el primer rollo. Y Yoanner Negrín en la loma de los Leones, ante el equipo que le propinó su única derrota en la campaña regular en 2016. Y aunque la última vez que los Pricos jugaon aquí, apagaron las lámparas del estadio, en ruta a la conquista del banderín ante Tijuana, la victoria de esta noche la disfrutó la parroquia.

El béisbol a veces es cruel. Julio Félix puede constatarlo.

El derecho de Tucson, quien parece ser de pocas pulgas, realizó una apertura de calidad. En cinco entradas, los Leones sólo le habían conectado tres incogibles, pero la sexta entrada la inició con pasaporte a Diego Madero, quien avanzó a segunda con sacrificio de Leo Heras por el pítcher. Félix pudo forzar en segunda a Madro, pero prefirió no arriesgar y fusiló en la inicial al bateador. No estuvo muy conforme y se mostró molesto.

Siguió con pelotazo a José Juan Aguilar al primer disparo que hizo al plato y luego, divorciado del plto, dio boleto a Ronnier Mustelier para llenar los senderos. Tim Johnson, en su primera caminata a la loma, lo cambió. Cuando Félix llegó a la caseta, estaba serio. Molesto. Incluso, lanzó su guante al piso.

Lo relevó el zurdo Manuel Chávez, quien, ante el debutante dominicano Juan Francisco, cometió wldpitch, lo que permitió a Madero llegar al plato con la carrera que rompió el empate 1-1.

 

Finalmente, Chávez sirvió su segundo chocolate al dominicano. Sin embargo, Esteban Quiroz le conectó un batazo a lo profundo del central, que tapó a Endy Chávez y de un bote se fue a las gradas. Doblete de terreno y dos carreras para el plato, con la que Yucatán se adelantó 4-1.

 


Los locales fueron los que inauguraron la pizarra, en la segunda entrada, mediante tubey del “Pony” y rolatas gemelas de Iván Araujo y Humberto Sosa al torpedero Alberto Carreón.

Rápidamente, lo verdes empataron en el tercero cuando le ligaron a Negrín tres indiscutibles, de Carreón, Endy Chávez y Jesús Arredondo. La entrada pudo ser mortal para Negrín porque, tras que Issmael Salas elevó al central, el designado Dan Johnson conectó un toletazo que engarzó J.J. Aguilar pegado a la barda del derecho.

En la octava los melenudos hicieron su quinto registro. Llenaron los cojines con un out con sencillo de Mustelier, doblete del debutante Juan Francisco y base intencional al “Pony” y, tras ponche a Iván Araujo, el relevista Santos Saldívar dio boleto a Humberto Sosa para forzar la carrera “de caballito”.

La segunda carrera de los poblanos se registró en la novena, por mal tiro del torpedero  Madero a la inicial.

Negrín trabajó seis entradas y dos tercios, con siete incogibles, una carrera, un pasaporte y seis anestesias. Luego lanzaron Manuel Valdez (un bateador), Jesús Barraza, Carlos Pech y Ronald Belisario, quien se apuntó salvamento, en su primera aparición oficial (Jairo Asencio ya no está en el equipo) como cerrador.

Perdió Félix en cinco rollos y un tercio, con tres hits, cuatro carreras, tres bases y tres ponches.