Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

El héroe del miércoles fue el villano del jueves.

Leo Heras, decisivo en el triunfo de los Leones en el segundo choque de la serie, cometió una pifia este jueves que costaron dos carreras y los Pericos de Puebla rescataron el del honor al supear a los melenudos 5-0, en el Parque Kukulcán Alamo.

Los Pericos contaron con una gran apertura del estadounidense Josh Roenicke, quien sujetó a los Leones en cinco hits en siete entradas. El ex lanzador de los Rojos de Cincinnati, Azulejos de Toronto y Rockies de Colorado, dio dos pasaportes y ponchó a nueve, tres veces a Esteban Quiroz.

La derrota fue para Jonhatan Castellanos, quien no lanzó mal: toleró siete incogibles en siete episodios.

Cstellanos sólo tuvo un parpadeo, en la mima entrada en la que Heras parpadeó.

Fue en la quinta cuando los verdes, que dieron su primera victoria a Tim Johnson en su retorno a la Liga Mexicana, timbraron sus cuatro anotaciones.

Alberto Carreón atizó sencillo al cuadro, se estafó la intermedia, llegó a tercera con imparable de Endy Chávez y anotó la carrera de la quiniela con sencillo de Jesús Arredondo.

Imparable de Issmael Salas ongestionó el lunetario y, tras faul de Dan Johnson a la antesala, el gigantesco Nate Freiman, con estatura digna de un jugador de los Cav’s (mide 2.02 metros), atizó rola de hit al central; Heras entró en busca de atrapar la canica, pero se le escurrió debajo del guante, anotando los tres embasados.

La quinta anotación la anotaron los verdes en la novena ante el yucateco Carlos Pech, por tubey de Carreón y par de wildpitches.

Este viernes regresan los Bravos de León al Kukulcán, a las 20:05 horas.